martes, 29 de enero de 2013

Tutorial Erizos de mar

Hace unos días Miguel Mosteiro hablando por teléfono me comento que tenía unos erizos frescos que si quería algunos para experimentar y alla me fui a por unos cuantos.

Cuando era pequeña las jornadas de playa incluían entre otras actividades traerse para casa algunos erizos, lapas o caracoles ( caramuxos) para cenar ese día y ahora no hace mucho que fui a dar un paseo por una zona costera de rocas y no  vi ni un solo erizo, una autentica pena.

Pero el post de hoy es para explicaros como limpiarlos y conservarlos, las recetas las dejamos para días venideros.

Los erizos de mar, también conocidos en Galicia como ourizos y en Asturias como oricios, pertenecen a la familia de los equinodermos, que se caracteriza por ser especies bentónicas, es decir, poseer espinas móviles y piel ambulacrales que les permiten desplazarse por los fondos marinos de manera muy lenta. La forma del erizo es parecida a la de un globo, no tiene brazos, está cubierto de espinas y su esqueleto es interno. Las púas que cubren su cuerpo son móviles, lo que les permite desplazarse; y, su cuerpo está formado por un caparazón separado por placas. Actualmente existen más de 950 especies catalogadas.
Los erizos de mar suelen medir entre 5 y 8 centímetros de diámetro. Apenas pesan y, según las zonas existe más o menos tradición por este equinodermo. En Galicia es muy poca la tradición gastronómica que hay sobre los erizos, en cambio, en Cataluña está muy bien valorado y se hacen unas creaciones únicas, sabores intensos y especiales.

Físicamente el erizo puede ser verde, marrón o un lila - violeta intenso. Según la zona y la orden a la que pertenezca. El cuerpo está repleto de espinas que miden unos 2 o 3 centímetros. El cuerpo del erizo de mar está formado por tubos que están por todo su cuerpo y van cargados de agua, es la forma de conseguir el movimiento, expulsando e introduciendo agua en esos tubos. 


1. Como limpiarlos.

Son muy fáciles de limpiar, pudiendo usar do métodos:
a) en crudo

Con la punto de un cuchillo clavamos en la boca del erizo y vamos cortando alrededor hasta sacar la boca.

Usamos un paño para no pincharnos con las púas y ponemos el erizo boca abajo sobre un colador para recoger todo el agua que suelta, pues este agua bien colada nos servira como fondo de guisos y arroces marineros.


Recortamos un poco más la boca con un cuchillo o tijera y con una cuchara sacamos con cuidado las huevas, que depositamos en un plato.

Si vamos a usar el caparazón del erizo para rellenar y presentar pues lavamos  bien y cortamos un poco más la boca para poder rellenarlo. Sino vamos a usar el caparazón también se puede abrir rompiendolo a la mitad.

b) cocinado

Ponemos en una olla a hervir abundante agua con sal, mejor si es agua de mar y cuando hierva echamos dentro los erizos durante 50 segundos.
Retiramos a un plato y esperamos a que se enfrien.
Luego abrimos igual que en el método anterior o bien partiendo a la mitad si vamos a desechar el caparazón.

2. Limpieza

Ponemos las huevas del erizo en un escurridor y con cuidado vamos lavando las huevas.


3. Conservación.

Las huevas de erizo han de consumirse pronto pues enseguida se estropean. Sino se van a consumir en el día se pueden congelar los erizos enteros sin limpiar y una vez descongelados limpiar y luego cocinar.

Yo estoy haciendo pruebas, una de ellas meti unas huevas en aceite de oliva y las deje en la nevera unos días y se conservaron perfectamente, pero las use a los 3 días.
Y otra prueba es que una vez limpios y en aceite de oliva los congele, pero aún no se como resultará esta prueba.






14 comentarios:

  1. Muy buena entrada. Gracias por compartirla. Digo yo... ¿Y si las pones en aceite y las esterilizas?

    ResponderEliminar
  2. Me encantan ese sabor a mar tan intenso que tienen. Gracias por el tutorial, viene estupendamente. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  3. que buena explicación, a mi las huevas de erizo me parece el mayor manjar del mundo....!!!

    ResponderEliminar
  4. OLEEE ...los erizos , estoy buscando en la plaza para poder hacer un experimento jaja . Preciosas fotos y tutorial que me apunto ... besos a los dos MUACCCC.

    ResponderEliminar
  5. Hola! pasaos por nuestro Facebook y nuestra web http://www.cocinaconpascual.es/recetas
    Podréis compartir vuestras recetas y ganar un montón de premios!!

    ResponderEliminar
  6. Aquí en Chile comemos mucho erizos en época. Son deliciosos, aunque solemos comerlos crudos con salsa verde y limón. Quizás debería probar más de preparar platos calientes.

    ResponderEliminar
  7. Nunca los he probado pero deben de estar buenos :D

    ResponderEliminar
  8. La verdad es que nunca los he comido así que este post me viene genial.
    Un besito desde Las Palmas.

    ResponderEliminar
  9. Qué maravilla Rocío, qué dominio tienes!!! Yo no sabría por dónde empezar...Ya lo tengo claro. Ahora falta tener en mis manos esta delicia del mar!!!

    ResponderEliminar
  10. Muy buena receta,

    http://cocinarapidoycongusto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  11. Que pinta tienen esos erizos y es que todo lo que venga del mar, me apasiona, me los comia todos.
    Besitos

    ResponderEliminar
  12. Genial entrada, alguna vez los he visto a la venta y me he quedado con las ganas por no saber cómo tratarlos. Gracias.
    Feliz día.

    ResponderEliminar
  13. Qué recuerdos, mi familia y yo los cogíamos en Montelourido(Playa América) o la por la parte trasera de Monteferro, yo nunca los comí pero los cogíamos en capazos y se los comían tan pronto llegábamos a casa, era abrirlos, sacarles las huevas y comerlas, así, a palo seco y aunque a mi no me gustaban, los que las comían decían que eran exquisiteces.
    Tienes razón al decir que ahora ya no hay, es imposible encontrarlos, no sé si es porque se comercializan mas que antes llamándolos el caviar del mar o porque como todo, terminamos agotando los recursos porque aún por encima antes se podían coger sin problemas y sobraban y ahora que no se pueden coger no hay.
    Bicos

    ResponderEliminar
  14. Se me está haciendo la boca agua de verlos, cuantos años sin probarlos.
    Me ha gustado mucho tu entrada, y mira no sabía que se podian congelar.
    Un besote y muchas gracia por ese paso a paso.

    ResponderEliminar